Historia de la fotografía / Venta de cámaras antiguas

 

CÁMARA FOTOGRÁFICA ANTIGUAS

El fundamento de la cámara fotográfica es la cámara oscura, conocida desde muy antiguo. En realidad, la cámara fotográfica es una cámara oscura a la que se ha incorporado un material que fija las imágenes. Las primitivas cámaras antiguas fotográficas eran cajas estancas a la luz que tenían una lente en la parte delantera y producían una imagen invertida sobre una placa situada en la parte posterior. No disponían de obturador, sino que la lente estaba cubierta por una lupa que se sacaba durante un tiempo determinado para exponer la placa; este tiempo era de varios segundos, o incluso minutos, debido a la poca sensibilidad del material fotográfico.

Las actuales cámaras de placa utilizan película plana, dispuesta en un chasis hermético a la luz y provisto de una tapa delantera corrediza. El chasis de la placa se extrae de la cámara para introducir la película en condiciones de oscuridad. Puede ser sustituido por una pantalla de vidrio esmerilado para enfocar la imagen, lo que se efectúa desplazando el objetivo adelante y atrás; un fuelle de tela negra impermeabilizada impide la entrada de luz.

A medida que surgieron placas fotográficas de mayor sensibilidad se vio la necesidad de contar con dispositivos precisos que permitieran controlar el tiempo de exposición. Se ideó un sistema para lograr una abertura variable de la luz que pasaba por el objetivo, es decir, que permitiera modificar el diámetro efectivo de éste. Esto se logró mediante una serie de tapas con agujeros de tamaños diferentes, que se insertaban en una posición próxima a la lente, o bien con un diafragma iris, sistema de hojas metálicas dispuestas de manera que se cerraba al unísono y sus bordes interiores formaban una abertura aproximadamente circular de la dimensión deseada.

También se hizo necesario disponer de un obturador que permitiera exposiciones breves, de unos segundos e incluso menos. Normamente, ese obturador estaba constituido por unas hojas de metal, como el diafragma iris, dispuestas para que se cerraran totalmente a impulsos del aire a presión proporcionado por una pera de goma; de aquí el símbolo B (del inglés bulb, pera) que aparece en el dial de velocidades de las actuales cámaras fotográficas para exposiciones superiores a un segundo.

La cámara de placas se utiliza fundamentalmente para trabajos de gran calidad. Las placas, que pueden ser de hasta 25x20 cm, son frágiles, pesadas e incómodas, ya que es necesario cargar la máquina una por una. Se emplean para trabajos científicos, en aquellos casos en que son insustituibles por ser totalmente planas y no experimentar contracciones, pero la popularidad de la cámara fotográfica se debe a la película flexible empleada como soporte para la emulsión sensible a la luz.

Los intentos para encontrar una base transparente adecuada fueron numerosos; el primero consistió en preparar tiras de película en las que la emulsión se arrancaba de su soporte después del revelado, hasta que en 1889 se ideó la película en carrete.

Las primeras cámaras Kodak, producidas en 1888, dieron un gran impulso a la fotografía para aficionado puesto que fueron las primeras que se cargaron con rollos de película. Por aquel entonces hicieron su aparición muchos tipos de cámaras fotográficas, entre ellas algunas disfrazadas de relojes, paquetes, libros e incluso revólveres. Estas novedades duraron poco tiempo, y así en 1895, Eastman fabricó la primera Brownie, que utilizaba chasis con película en rollo que se podían cargar en plena luz. Este tipo de cámaras constituyó el comienzo de la moderna fotografía instantánea.

Actualmente, las cámaras fotográficas de mayor difusión son las que utilizan película de 35 mm, alojada en un cartucho hermético a la luz. Antes de la aparición de este sistema se había hecho popular la cámara de "cajón", que consistía simplemente en una caja estanca a la luz con unos carretes para película, abertura fija y una sola velocidad de obturación, conseguida esta última mediante una hoja móvil accionada por resorte; las posibilidades de estas cámaras eran muy limitadas. En la actualidad se fabrica una amplia gama de cámaras con gran número de perfeccionamientos a todos los niveles que permiten obtener fotografías de gran calidad.

LAS FOTOGRAFÍAS

La experiencia técnica del fotógrafo reside en su capacidad para seleccionar la velocidad de obturación correcta, el diafragma y un enfoque preciso para cada fotografía a realizar. La luminosidad de un objetivo viene determinada por su abertura máxima. Un objetivo con relación f16 o f22 se dice que es poco luminoso: su abertura es pequeña en comparación con la distancia a la película, y pasa poca luz a través de ella. Un objetivo más luminoso, por ejemplo un f2, tiene mayor abertura y permite el paso de más cantidad de luz. En la práctica, un objetivo "se frena" mediante el empleo de un diafragma iris, de modo que el objetivo puede tener, por ejemplo, f2 a abertura total y tan sólo f22 a su abertura mínima, conociéndose los intervalos por pasos o diafragma. Las relaciones f de los pasos de diafragma se calculan de manera que el área de recogida de luz del objetivo se modifique según un factor 2x entre cada paso, para los cual los números f, proporcionales a los diámetros, deben formar una relación de "raiz cuadrada de 2x"; la serie más frecuente es 1,4: 2: 2,8: 4: 5,6: 8: 11: 16: 22: 32.

Asimismo, la abertura del objetivo controla la profundidad de campo de la imagen (del objeto que está en foco). Con f22, tanto los objetos próximos como los lejanos estarán en foco, mientras que con f2 sólo estarán enfocados los situados a una distancia muy precisa (que a veces es el efecto buscado).

La velocidad de obturación, equivalente al tiempo de exposición, tiene la propiedad de ser capaz de detener el movimiento. Las velocidades más rápidas, por ejemplo, 1/1.000 de segundo, producen fotos congeladas y eliminan cualquier sacudida de la cámara, pero no permiten el paso de tanta cantidad de luz para impresionar la película como las exposiciones más prolongadas. Los tiempos de exposición más largos con los cuales se evita el movimiento involuntario de la cámara sostenida con las manos son del orden de 1/30 de segundo; cuando hay poca luz se requieren tiempos de exposición mayores, por lo cual se hace necesario montar la máquina en un trípode.

Las velocidades de obturación también cambian según el factor 2x; los valores habituales son: 1, 1/2, 1/4, 1/8, 1/15, 1/30, 1/60, 1/125, 1/250, 1/500, 1/1000 de segundo. Esto permite compensar con facilidad los pasos similares de la apertura del objetivo: si la exposición adecuada para tomar una fotografía determinada es de 1/125 de segundo a f8, también lo será 1/60 de segundo y f11. La cantidad total de luz que impresiona la película el proporcional al área de la abertura de paso y al tiempo que está abierta. La película recibirá la misma cantidad de luz con doble área y mitad de tiempo.

OBTURADOR

Los obturadores modernos pertenecen a uno de estos dos tipos: centrales o interlentes y de plano focal, según sea su situación en la cámara. Los de tipo interlentes, como los famosos Compur y Prontor, tienen hojas metálicas móviles que se abren y cierran entre los elementos del objetivo. También es posible, aunque poco frecuente, que las hojas estén detrás o incluso delante del objetivo. Los tipos más modernos tienen velocidades que van de 1 a 1/500 de s, pero las máquinas sencillas puede que sólo ofrezcan una o dos posibilidades, como, por ejemplo, 1/125 para tiempo soleado y 1/30 para tiempo nublado o cuando deba utilizarse flash.

Los obturadores de plano focal están situados lo más cerca posible de la película. La exposición se logra al desplazarse una cortinilla por delante de la película, seguida inmediatamente por otra. La luz pasa por la rendija que hay entre las cortinillas y su cantidad se modifica al cambiar la anchura de la rendija y la velocidad de desplazamiento de las cortinillas. La mayoría de los obturadores de plano focal tienen velocidades de 1 a 1/1.000 s, si bien algunos modelos ofrecen incluso 1/2.000 de segundo.

OBJETIVOS Y ENFOQUE

En las cámaras más sencillas, el foco está fijo a una distancia determinada, por ejemplo, 10 m con una abertura elegida para que el enfoque sea de una nitidez aceptable desde el infinito (en fotografía, esta expresión se aplica a los objetos muy distantes) hasta sólo 1,5 m. Los objetivos más sencillos se moldean en plástico (metilmetacrilato) y tiene tan poco luminosidad como f14. En cambio, las mejores cámaras disponen de objetivos acromáticos, con dos componentes o elementos, que funcionan alrededor de f9, 3 ó 4 elementos de f8 y si tienen 6 elementos llegan a un f1,8 ó un f2.

El enfoque se realiza emplazando todo el conjunto de lentes (objetivo) más cerca o más lejos de la película. Normalmente, se hace girar el objetivo, que está montado en un soporte con rosca en espiral, de modo que se desplace hacia dentro o hacia fuera. Una escala situada en el borde del objetivo señala la distancia del enfoque de máxima nitidez. A veces hay un telémetro, sistema sencillo que produce dos imágenes en el visor, las cuales se superponen cuando el objeto está enfocado.

El telémetro indica la distancia del objeto en una escala, o bien está directamente conectado con el mecanismo de enfoque.

TAMAÑO DE LAS PELÍCULAS

La película fotográfica se fabrica en hojas, a veces denominada película plana, pero los fotógrafos suelen emplear películas en rollo, tipo "miniatura" o de 35mm. Las películas en rollo 120 comprenden una tira de material fotosensible unida a otra tira más larga de papel, negro por el lado de la película y con números impresos por el otro. Película y papel están enrollados en una bobina con tapas perfectamente ajustadas a ambos extremos, de modo que el carrete que componen puede colocarse en la cámara a plena luz, si bien conviene no hacerlo directamente bajo los rayos solares. Los números se observan a través de una pequeña ventana de la parte posterior de la cámara, de forma que el fotógrafo sabe cuánta película debe pasar en cada foto y el número de exposiciones realizadas. El tamaño de película más frecuente es 120, correspondiente a 12 negativos que miden 6x6 cm. Otros tamaños son: 220 (casi doble longitud que el de 120) y 127, que da 8 cuadros de 4x4 cm.

Las películas en miniatura se prepararon inicialmente para la industria cinematográfica. No tienen tira de papel de protección del rollo y se comercializan en longitudes de 20 y 36 exposiciones, en pequeños contenedores a modo de cartuchos. Unas perforaciones a lo largo de ambos lados de la película engarzan en los dientes de las ruedas del tambor de arrastre para enrollar la película. El tamaño de las imágenes suele ser de 24x36 mm. Otro tipo de película en miniatura se comercializa en cartuchos, que se introducen directamente en la cámara, sin ningún problema de carga. El tamaño habitual es el de 126, para exposiciones de 28x28 mm, con sólo un agujero de arrastre por cada cuatro. Una innovación reciente es el carrete de 110, que proporciona imágenes de 12x17mm.

CÁMARAS DE 35 MM

En las cámaras de 35 mm, los agujeros de arrastre de la película hacen que el bovinado sea relativamente sencillo cuando el engarzado de aquélla se ha hecho correctamente. Hay una rueda dentada que gira junto con la película, que queda frenada por una leva cuando se ha desplazado el trecho necesario. No volverá a estar libre para girar de nuevo hasta que no se efectúe el disparo, y el obturador no puede montarse hasta que no se haga avanzar la película. De este modo resulta imposible exponer dos veces la misma porción de película. No obstante, esa leva puede ser liberada para permitir el rebobinado de la película cuando ésta ha sido expuesta en su totalidad.

Una placa presiona contra la abertura rectangular que define el área de imagen, de modo que la película esté perfectamente plana.

CÁMARAS DE PELÍCULA EN ROLLO

Las viejas cámaras de película en rollo que disponían de fuelle se ven actualmente en contadas ocasiones. La mayoría de esas cámaras son del tipo reflex, es decir, disponen de un sistema de visor por reflexión. La cámara de tipo reflex con lentes gemelas, por ejemplo, la Rolleiflex, tiene dos objetivos, uno montado sobre el otro en una pieza soporte. El objetivo inferior dispone de obturador y es el que sirve para tomar las fotografías, mientras que el superior produce una imagen en el visor o pantalla de enfoque, a través de un espejo situado de manera que la pantalla puede estar dispuesta en posición horizontal. Los dos objetivos se desplazan conjuntamente con la placa soporte, de modo que cuando la imagen es nítida en la pantalla también lo será sobre la película: el enfoque se realiza desplazando el conjunto de objetivos y obturador hacia dentro y hacia fuera. Prácticamente, todas las máquinas reflex de objetivos gemelos utilizan películas de 120.

Las cámaras reflex de doble objetivo son excelentes para muchos trabajos, pero poco adecuadas para trabajos a distancias cortas, ya que cada objetivo cubre un encuadre ligeramente distinto; ni tampoco se pueden cambiar los objetivos excepto cuando el mecanismo de disparo esté incluido en cada uno de ellos, como la Mamiyaflex. Con la gama de objetivos y películas modernas, las réflex de película en rollo permiten hacer fotografías de alto nivel profesional, lo que antes sólo se conseguía mediante cámaras que utilizaban película en hoja de tamaños menores, por ejemplo de 9x12 y 13x18 cm.

RÉFLEX DE UN SOLO OBJETIVO

Constituye una gran ventaja para el fotógrafo la máquina reflex de objetivo único, o cámara SLR (del inglés single lens reflex). El visor presenta exactamente la misma imagen que el objetivo; lo normal es que tenga un obturador de plano focal, que permite acoplar gran variedad de objetivos intercambiables.

En estas cámaras hay un espejo móvil detrás del objetivo y por delante del obturador que refleja la luz hacia arriba, hasta una pantalla de vidrio esmerilado dispuesta de tal manera que la luz recorre exactamente la misma distancia hasta ella que hasta la película, cuando se quita el espejo. Por lo tanto, la imagen de la pantalla puede ser enfocada con gran precisión. Un pentaprisma, situado sobre la pantalla, orienta la imagen en el visor de la misma forma que ve el ojo al natural.

En la pantalla suelen incluirse dispositivos que facilitan la operación de enfocar, tales como los microprismas, segmentos que disgregan la imagen desenfocada en puntos difusos.

A menudo, la palanca del obturador de una SLR tiene incorporado un dispositivo que reduce la abertura del diafragma hasta un tamaño preestablecido. Con ello es posible enfocar y componer la foto con una abertura máxima, y, al efectuar el disparo, la abertura del objetivo se cierra al diámetro seleccionado. Cuando se aprieta el botón de disparo, el espejo réflex se desplaza rápidamente hacia arriba y actúa el obturador de plano focal.

Los objetivos son de fácil y rápìdo intercambio, ya que disponen de una rosca normalizada o de un engaste en bayoneta. Para todos los tipos se dispone de gran variedad de objetivos, desde el gran angular hasta el teleobjetivo.

CÁMARAS POPULARES

Se fabrica una completa gama de cámaras para película de 126 en cartuchos de carga instantánea, si bien las que más se venden son las de menor coste, que sustituyen a las viejas cámaras de cajón. Incluso es posible obtener una cámara de cierto precio del tipo SLR 126, aunque debido a que la película no dispone de un verdadero dispositivo de presión, la calidad de las fotografías es limitada. De modo parecido, las cámaras 110 se fabrican según la gama que empieza por las más sencillas y termina con modelos que llegan a ofrecer el control automático de la exposición. También hay otras de tamaño reducido, para película de 16mm, normalmente en rollos especiales. Las cámaras de carga instantánea no deben confundirse con las cámaras instant, que producen en pocos segundos fotografías totalmente terminadas.

CONTROL DE LA EXPOSICIÓN

Muchas de las cámaras fotográficas cuentan con fotómetro incorporado, el cual permite conocer la exposición correcta para determinadas condiciones de luz. Los tipos más sencillos emplean células fotoeléctricas, que reciben la luz procedente de la dirección en que apunta la cámara y señalan el valor de la exposición en una escala. A continuación, el fotógrafo ajusta los valores en los correspondientes elementos, de acuerdo con la lectura. Algunas cámaras, denominadas semiautomáticas, disponen de un dispositivo de enlace entre el fotómetro y las escalas del objetivo de la cámara, de modo que el fotógrafo debe alinear simplemente dos agujas indicadoras para lograr una exposición correcta. Las cámaras totalmente automatizadas hacen variar la abertura o la velocidad de obturación, de modo que cualquiera de estas dos cosas debe ser fijada con anterioridad por el fotógrafo. La mayoría de los fotógrafos prefieren la posibilidad de introducir por sí mismos los valores, si lo juzgan necesario, para cuando algún dispositivo automático funcione de manera inadecuada a causa de algún motivo especial, por ejemplo, al fotografiar a pleno sol.

Las cámaras tienen células sensibles a la luz dispuestas por delante alrededor del objetivo. Los fotómetros TTL (del inglés through the lens) que funcionan a través del objetivo tienen las células montadas en el interior de la cámara, de modo que la luz debe atravesarla antes de llegar a los elementos sensibles, que acostumbran a estar situados a cada lado de la parte superior del pentaprisma. Otro procedimiento consiste en permitir la entrada de cierta cantidad de luz a través del espejo, cuando las células están colocadas detrás del mismo.

En antiguedades MERKANTIGUO antigüedades podra encontrar: camaras, camaras antiguas, camaras antiguedades, camaras antigüedades, camaras españa, camaras antiguas en españa, coleccionar camaras antiguas, coleccion de camaras antiguas, camaras venta internet, comprar camaras antiguas, venta de camaras, venta de camaras antiguas, tienda de camaras, tienda de camaras antiguas, tiendas de camaras antiguas, tiendas de camaras antiguas España, camaras compactas, camaras antiguas a la venta por internet, camaras de fuelle, camaras de cajon, regalar camaras, regalar camaras antiguas, fotos, retratar, maquinas de fotos, maquinas de fotos antiguas, kodak, kodak de fuelle, kodak de cajon, agfa, agfa de fuelle, agfa de cajon, leica, agfa clack, nikon, brownie, rolfix, zeiss ikon, vario, kodak anastigmat, rollbox, beimax, ensing, zeiss, glory, audax, voiglander, lubitel, welta, detrola, agiflash, coronet, revelado, pelicula, revelar, negativo, objetivo, fuelle, cajon, foto, fotografia...antiguedades MERKANTIGUO tu tienda de antiguedades España.

 

Si lo desean pueden aportar datos y fotografías sobre cámaras antiguas al e-mail
historia@merkantiguo.com

Volver al menú principal venta de cámaras antiguas