Historia de las filmadoras / Venta de filmadoras antiguas

CAMARA CINEMATOGRAFICAS FILMADORAS

La cinematografía es posible gracias al fenómeno óptico conocido como "persistencia de la visión", es decir, la capacidad del ojo y del cerebro para fundir una serie de fotos fijas vistas en secuencia rápida y convertirlas en imagen continua. Cuando se observan imágenes continuadas uniformemente y a velocidades superiores a la docena de fotogramas por segundo, los diferentes objetos, que toman posiciones progresivamente, parecen moverse.

La función de una cámara cinematográfica es recojer una serie de imágenes de este tipo en una película flexible, transparente y sensible a la luz, con el fin de transformar la escena que se desarrolla por delante de la cámara en imágenes separadas (los fotogramas de una película cinematográfica) a una velocidad constante, lo que posibilita la posterior reconstrucción del movimiento original, al ser pasadas estas imágenes a idéntica velocidad en un proyector.

PARTES DE LA CAMARA

Las máquinas cinematográficas varían de forma y complejidad según el uso a que se destinen y los medios que ofrecen. Sin embargo, todas ellas tienen algunos elementos comunes: a) un receptáculo hermético a la luz, para evitar que ésta llegue a la película excepto en el punto de exposición, situado detrás de un objetivo fotográfico, que proporciona la imagen de la escena; b) un mecanismo de arrastre, que transporta la película y la hace avanzar por delante del punto de exposición; c) un visor, que permite ver y determinar el área que se está filmando, y d) un contador, que señala la cantidad de película expuesta de la que queda por pasar).

Este receptáculo hermético a la luz puede formar parte integrante del cuerpo de la cámara en el que se hallan montadas las diversas partes del mecanismo; la película está enrollada en unas bobinas muy ajustadas que permiten la carga a la luz diurna suave. Prácticamente, todas las cámaras cinematográficas de aficionado utilizan película contenida en un cartucho, hermético a la luz, que proporciona protección adicional y mayor rapidez de carga. Las cámaras profesionales suelen almacenar la película en depósitos exteriores que se fijan con facilida al cuerpo de la cámara, si bien hay que cargarlos previamente en la oscuridad.

Los objetivos en las cámaraqs cinematográficas profesionales son intercambiables, de manera que pueden utilizarse diferentes distancias focales a fin de variar el campo visual y, por consiguiente, alterar la composición y la perspectiva aparente desde un punto determinado de observación. A menudo, los diferentes objetivos se hallan montados en un dispositivogiratorio (torreta), con el fin de poder efectuarcon una mayor rapidez el cambio del objetivo. Cada objetivo debe tener el sistema de enfoque y de diafragma propio, con el cual se controla la cantidad de luz que entra. De esta manera, la exposición sobre la película se adapta a la luminosidad del tema que se fotegrafía y a la sensibilidad de la película.

En la mayoría de las cámaras de cine no profesionales el objetivo está unido al cuerpo: por tal motivo, no es intercambiable, aunque en todos los modelos, excepto en los mas sencillos, se trata de objetivos zoom, que permiten variar la distancia focal, incluso durante la filmación; el diseño del objetivo asegura entonces la continuidad del enfoque. También es posible montar objetivos zoom en las cámaras profesionales. La mayoría de las cámaras de aficionados incorporan un mecanismo automático de exposición que regula el diafragma para que se acomode a la luminosidad de la escena.

MOVIMIENTO INTERMITENTE

El fraccionamiento de la escena en imágenes separadas se obtiene desplazando la película a intervalos repetidos e iguales por delante de una abertura rectangular en un dispositivo (presor) que sitúa la película a una distancia fija detrás del objetivo. Para lograr un espaciado regular de las imágenes, la película tiene una serie de perforaciones a los lados. El movimiento intermitente se consigue mediante un mecanismo provisto de una cuña que se introduce en una oo dos perforaciones y la película es arrastrada un cuadro cada vez a intervalos regulares. En muchas máquinas profesionales hay una o dos cuñas que se ajustan a las perforaciones a fin de inmovilizar absolutamente la película durante las exposición; finalizada ésta, las cuñas salen de las perforaciones y la película es arrastrada para una nueva exposición o cuadro. En las cámaras menos complejas la fricción generadapor una placa de presión provistade muelle frena y mantiene firme la película durante la exposición.

Es necesario que la luz alcance la película sólo cuando ésta se halla en fase estática, y que no llegue durante el proceso de arrastre, pues de lo contrario al revelar la película aparecerán unas vetas verticales en las partes más iluminadas de la escena. Normalmente, ello se logra con un obturador en forma de disco, de corte parcial, situado entre el objetivo y la abertura rectangular, unida al mecanismo intermitente de manera que el sector opaco interrumpe la llegada de la luz a la películacuando ésta avanza de uno a otro cuadro. Un mecanismo hace que el obturador esté cerrado siempre al final de una toma.

En algunas cámaras es posible variar el sector abierto del obturador desde un máximo típico de 170 - 180º (a veces 220º) del círculo total 306º hasta 0. Si esto se hace durante la filmación, el tiempo de exposición de cada cuadro se reduce desde un valor normal de 1/30 de segundo, mas o menos, hasta un tiempo mucho menor. Esto produce el efecto "fundido" de la escena, y al rebobinar la película unos cuantos cuadros y realizar el proceso a la inversa se obtiene el "encadenado" de una escena con la siguiente. De modo alternativo, se puede mantener constante la velocidad de obturación, por ejemplo, 1/250 de segundo, y abrir el diafragma para llegar a la exposición correcta. Esto permite fotografiar el movimiento rápido, es decir, realizar un "barrido" con la cámara -pasarla rápidamente por la escena- sin que se produzcan imagenes borrosas. Actualmente, esta posibilidad casi sólo la ofrecen las cámaras aficionados de mayor precio. Las cámaras profesionales también logran tales efectos, pero habitualmente éstos son realizados en los laboratorios.

La posibilidad de velocidades -fotogramas por segundo- oscila en todas las cámaras entre los 8 y 48, aunque existen cámaras para trabajos de laboratorio capaces de alcanzar mas de 300 imágenes por segundo y diversos modelos especiales mucho mas veloces. También es posible generalmente "disparar" cuadro a cuadro.

FORMATOS

En las máquinas filmadoras se utilizan varios anchos de película. En 1889, George Eastman fue el pionero de la anchura de película 35 mm que fabricaba inicialmente para los films kinetoscópicos de Edison; muy rápidamente este formato se convirtió en medida estándar para uso profesional, y aún lo sigue siendo. Al principio, el tamaño del fotograma era de 24 x 18 mm, lo que llenaba casi completamente el área comprendida entre las perforaciones (4 bilaterales por fotograma), y la velocidad normal de la filmación era de 16 imágenes por segundo. Luego fue incorporado el sonido, lo que hizo necesario reducir el área de exposición a 22,05 x 16,03 mm a fin de dar cabida a una banda sonora de 2,54 mm de ancho en los cuadros y a una hilera de perforaciones, que es el sistema que se usa en la actualidad. La velocidad de filmación se aumentó a 24 imágenes por segundo, con el fin de mejorar la calidad del sonido. La capacidad de película típica de las cámaras de estudio es de 35 m, lo que significa unos 11 minutos de funcionamiento, mientras que las cámaras portátiles pueden ser cargadas con 122 m.

A veces se emplean anchos de película mayores, por ejemplo 65 y 70 mm, para filmar y proyectar espectáculos; este ancho tiene la ventaja de dar un grano mas fino e imágenes más brillantes cuando es proyectada la película. Algunos filmes célebres que fueron producidos con película de 35 mm han sido trasladados a película de 70 mm, sólo para darles mayor brillantez de imagen en los cines de grandes dimensiones.

El cinerama y otros sistemas actuales de pantalla de gran tamaño utilizan película de 65 mm para la cámara y de 70 mm para la proyección (incluidas seis bandas sonoras.) El cinerama primitivo se servía de tres cámaras de 35 mm perfectamente sincronizadas, pero nunca se logró un ajuste de todo satisfactorio de las imágenes parciales. El cinemascope, que proyecta sobre una pantalla ligeramente mas ancha, utiliza película de 35 mm y un objetivo anamórfico llamado Hypergonard que ensancha la imagen comprimida en el momento del rodaje por el mismo objetivo, siempre en sentido horizontal.

Los anchos de 16 mm y 8 mm se idearon inicialmente para el cine de aficionados, si bien el primero se aplica desde hace tiempo a las filmaciones documentales y científicas. La mayoría de las películas para noticiarios de televisión son de 16 mm, pero se está probando la posibilidad de utilizar las de 8 mm. Las cargas típicas de 16mm son bobinas de 30 m para las cámaras manuales, y cartuchos de 122 m para las cámaras profesionales de tamaños mayores. Cuando ha de incluirse banda sonora, la película sólo está perforada en uno de los lados.

La película de 8 mm era antiguamente de 16 mm, pero con doble número de perforaciones. Se pasaba dos veces por la cámara, de manera que se exponía la mitad de su anchura durante cada una de ellas, y después de revelada la película ésta era dividida en dos tiras de 8 mm que se unían por sus extremos; de ello resultaba una longitud doble de la original, de 7,6 m, y la proyección duraba unos cuatro minutos a velocidad muda de filmación.

En 1965 se introdujo el ancho super 8, consistente en una película con perforaciones mucho mas estrechas, que permitía aumentar un 43% la parte impresionable de la película, sin variar la anchura total de ésta. La película se expende en cartuchos herméticos a la luz, que se introducen fácilmente en la cámara. La película single 8 tiene las mismas dimensiones, pero en unas cargas diferentes. Ambos tipos contienen 15 mm de película, lo que significa un tiempo de proyección de 3 minutos y 20 segundos a la velocidad de 18 cuadrados por segundo (velocidad habitual en este tipo de cámaras, cuando no se requiere posterior sincronizxación del sonido)

BANDA SONORA

Puede ser óptica o magnética. Algunas cámaras disponen de un sistema que impresiona directamente la banda sonora, pero el método usual consiste en recoger el sonido en una cinta magnetofónica independiente, a partir de un sistema de impulsos de sincronización que emite la cámara. Estas señales son necesarias porque tan sólo una variación de un 0,2% en la velocidad entre la cámara y el magnetófono significa medio segundo de discrepancia al cabo de cuatro minutos.

MOTORIZACION DE LA CAMARA

Las primeras cámaras cinematográficas eran movidas a mano mediante manivelas, por lo que la velocidad dependía en cada momento de la habilidad del filmador. Cuando se introdujeron las películas sonorasm en los últimos años de la década de 1920, las variaciones de velocidad se hicieron mas ostensibles, con lo que resultó indispensable lograr una velocidad constante de filmación y de proyección. Las cámaras para profesionales fueron provistas de motores eléctricos encerrados en compartimentos estancos.

Las cámaras de aficionados y las portátiles de los primeros tiempos eran impulsadas por un resorte, pero el desarrollo de motores eléctricos de poco volumen y suficiente potencia, que llegaron a ser mas pequeños y baratos que los dispositivos de resorte, hizo que éstos dejaran de utilizarse. En la actualidad, todas las cámaras funcionan con motor eléctrico.

Al mismo tiempo, el sistema impulsor de la cámara hace girar la bobina de recogida, por medio de una leva deslizante, de modo que la película se enrolla constantemente tensa.

Ciertas cámaras disponen de sistemas de rebobinado, consistentes en un mecanismo que desengarza la leva mientras realiza esa operación.

VISOR

Se han empleado diversos tipos de visores paraa encuadrar el área de la escena que se filma. Esta diversidad abarca desde simples recuadros hasta complejos sistemas de lentes acoplables al objetivo zoom o a la torreta giratoria, capaces de combinar con la distancia focal variable del objetivo.

Un tipo mas reciente es el visor réflex, que dispone de un prisma capaz de desdoblar el haz luminoso y que está situado en el objetivo, o de un espejo dispuesto en el obturador rotatorio, para reflejar la escena en un cristal esmerilado que hace las veces de pantalla, y otros sistemas de enfoque. Este procedimiento elimina el error de paralelaje producido por los distintos ángulos de visión de dos sistemas independientes, y permite ver exactamente el campo de observación del objetivo que en cada momento se está utilizando.

Algunos productores de película se sirven actualmente de pequeñas cámaras de televisión para ver lo que se observa a través del visor, de modo que el director y el equipo de filmación pueden estudiar cuanto se está filmando. También se puede utilizar la cinta de video para grabar la filmación y estudiar de inmediato la película, sin esperar al revelado.

CONTADORES DE EXPOSICION

Los contadores de película expuesta, que indican la cantidad que se ha consumido de la misma, pueden estar impulsados en derivación por el propio mecanismo de la cámara, o ser activados a partir de una leva que mide el diámetro de película arrollado en las bobinas de alimentación o de recogida. Cada uno de estos sistemas tiene sus particulares ventajas: algunas cámaras profesionales disponen de ambos. En el caso de película super 8, o single 8, las bobinas son inaccesibles ya que están cerradas en su cartucho, por lo cual el contador casi siempre está enlazado con el motor de arrastre de la bobina de recogida.

Algunas cámaras tienen incorporados contadores que señalan el número de imágenes tomadas, principalmente para los trabajos de animación y efectos especiales.

En antiguedades MERKANTIGUO podrá encontrar todo tipo de filmadoras antiguas en venta.

Si lo desean pueden aportar datos y fotografías sobe filmadoras antiguas al e-mail
historia@merkantiguo.com

Volver al menú principal venta de filmadoras antiguas